Saturday, July 22, 2006

No hay cucos en New York...


SAVE0020
Originally uploaded by itsuq.
Recién llegado de la metrópoli por excelencia...New York City,viví una experiencia curiosa,al dia siguiente,ya en España, siguiendo con la inercia viajera,me fuí directo a un pequeño...muy pequeño pueblecito de Guadalajara,se llama Pajares, ahí tiene mi padre una acojedora casita,este pueblecito está arropado por un valle y rodeado de montañas.
Caminando por un sendero que sale de la parte norte del pueblo se asciende hasta lo alto del valle, en ese lugar los habitantes del pueblo tienen construidas una especie de cuevas-bodega en una parte de la ladera,de tal modo que llegas,vas a tu cueva-bodega-cabaña,y te puedes sentar tranquilamente en tu sillita de madera,en el porche, y contemplar tranquilamente el valle,los viñedos pequeñitos ahí abajo... eso fué exactamente lo que hice...que extraña sensación,hacía apenas unas horas,yo estaba atrapado en la vorágine de la Big Apple,perdido en una marea humana,deambulando de Broadway Avenue,a Madison Av. pasando por Columbus Av. para llegar a mi morada en el 103 de Amsterdam Av. muy cerca ya del Harlem
Y de repente ahí estoy yo,sentado en lo alto del valle,rodeado de un silencio casi absoluto sino fuera por el sonido acompasado aunque débil de un cuco perdido en algún lugar lejano del valle...cucu...cucu...y ahí estaba yo sentado,ubicando de nuevo la percepción de la perspectiva horizontal...después de unas semanas viviendo en un mundo vertical,aprisionado entre enormes rascacielos, ahogado sin la sensación de plenitud y libertad que te proporciona la visión de un horizonte nítido e inabarcable...estar ahí en lo alto del valle sentado al borde de la cabañita...ver el horizonte,que maravillosa sensación.
6000 kms separan los cantos del cuco,de las sirenas de los bomberos y la policía de New York,el canto del cuco se oía débil,y sin embargo inundaba todo el valle,de hecho inundaba todo el espacio que abarcaba mi vista,lo escucho,lo siento...los ruidos de sirenas en NY son mucho más potentes...pero nadie los oye...NY engulle los sonidos como si de un agujero negro se tratase,el cerebro registra miles de sonidos y ruidos en instántes tan fugaces como el parpadeo de los ojos, el tiempo siempre muere nada más nacer,pero en NY esa percepción, es si cabe, más efímera ,allí todo es fugaz.
Estoy solo ahí arriba sentado en la sillita de madera,contemplo el valle,la quietud detiene el tiempo y atrapa el canto del cuco en un momento eterno...cucu...cucu...es curioso pero no me siento solo...hace unas horas estaba deambulando por las inmensas avenidas neoyorquinas entre miles de personas... me sentía solo,de hecho eso es lo que fuí a buscar en New York.Quizá vuelva algún dia.

11 Comments:

Blogger Tierra De Nadie said...

Es curioso el contraste entre los dos mundos: el mundo que nos ha sido asignado y el mundo que hemos construido. Lo triste es que mucha y cada vez más gente nisiquiera conoce el primero, y lógicamente no lo echa de menos ni lo echará. Así es como un mundo se va sobreponiendo en otro, eliminando todo lo natural y original.

1:51 PM

 
Blogger Tierra De Nadie said...

Por cierto, me ha gustado tu post. Algo parecido vivo yo cada vez que dejo Madrid para refugiarme en mi pequeña isla, y dentro de ésta, en mis pequeños rincones. Deu!

1:56 PM

 
Blogger Lunaria said...

Nunca he estado en NY, supongo que como bien describes, la vida allí transcurrirá a pasos acelerados. Nada que ver con la vida en Pajares. Yo me quedo con esta última por muy cosmopolitan que sea NY.

2:53 PM

 
Blogger Ninfa said...

Claro que volverás algún día a NY, solo para recordar esos momentos, lo diferente que es la vida. La forma en la que desapaerce todod, en esa ciudad la vida gira en torno a un circulo, lo demás no importa, nada importa. Mientras que en Madrid, en todos los pueblos de españa todo es más tranquilo, sep uede respirasr el aire y huir, hiur lejos sin ser descubierto.
Besos!

1:45 AM

 
Blogger mart said...

Si Ninfa,es posible que vuelva algún dia a NY...aunque nunca podría vivir allí.Me gustan los lugares donde puedas escuchar el canto de un cuco,con aire limpio y fresco.
Pero reconozco que fué una experiencia sumamente interesante,adentrarme en el extremo opuesto de lo que describo más arriba,vivir ese tipo de contrastes (Pajares-New York) me resulta tremendamente estimulante.Ciao!

2:44 AM

 
Blogger incontable said...

Yo solía caminar por Madrid y practicar lo que yo llamo la apertura de los oídos(jeje). Es muy simple...lo único que hay que hacer es escuchar...prestar atención a cada sonido y de repente, llegas a un punto en el que ya no es una gran amalgama de ruido sino un sonido seguido de otro y separado por un instante de silencio. Era realmente hermoso...por lo menos para mí lo era.

Hay sonidos muy bonitos en una ciudad grando como Madrid. Mucha gente no los aprecia..caminan muy deprisa, oyen(no escuchan) y piensan muy deprisa.

A veces lo echo de menos. Pero prefiero despertar y escuchar el canto de los pájaros que el ruido de una sirena.

8:30 PM

 
Blogger sin cromosoma y said...

Me ha encantado el post!!!Creo que he hecho un gran descubrimiento al llegar a tu blog...cuando esté asentada, bucearé en tus posts pasados...
Y sí, hay silencios que acompañan mucho más que algunos ruidos...Afortunadamente.

2:59 AM

 
Blogger JonnaK1978 said...

Tienes mucha razón. NY me pareción una ciudad que te hace sentir pequeño, hasta el punto de casi invisible en medio de toda esa grandeza y colorido. Lo mismo que otras ciudades como LA. Creo que la soledad que se puede experimentar entre tanta gente puede llegar a volver loco a cualquiera. Muchos te miran pero no te ven, a nadie le importas realmente.

12:05 PM

 
Blogger Clarice Baricco said...

y ya nadie te cuenta..nadie.

6:52 PM

 
Blogger faelomx said...

Ahí hay mucha gente...

3:57 PM

 
Blogger Francisco Ortiz said...

Menudo cambio, mareante cambio. Y un solo cuco puede impactar tanto como todo Nueva York: el hombre es cuando se siente, sea donde sea, y mejor en la quietud y la calma.

1:24 AM

 

Post a Comment

<< Home