Sunday, March 16, 2008

Toda una vida...

Fotografía de Atanasio Fernández García.

Al atardecer los últimos rayos de sol yacen sin fuerzas sobre el agua verdosa del pantano.Una libélula parece deleitarse con el zumbido de su cuerpo sobre el agua,creando ondas concéntricas de perfecta geometría.El movimiento acompasado de los anillos se revela contra la quietud del entorno.La mayoría de las larvas acuáticas permanecen ajenas a esta ilusión óptica que distorsiona visualmente la realidad.Una ninfa impaciente se abre paso entre la flora acuífera.Es el momento que ha elegido Huldra (así la llamaré) para abrazarse por vez primera a la vida exterior,bate impetuosa sus alas transparentes al viento,éste sabe que,luego de unas horas, no se las volverá a mecer nunca más.Nadie mejor que el viento percibe la finitud del instante, de la existencia misma. Huldra morirá al día siguiente,antes de que el sol se despida,nuevamente,del pantano.Huldra es una Ephemeroptera,en este caso una mariposa efímera,su ciclo vital una vez fuera de la crisálida es menos de 24 horas.

En ese intervalo ha de reconocer a sus depredadores,el aire,la luz del sol,volar con todas sus fuerzas,esperar a su pareja y,si él cumplió con las expectativas, realizar la cópula.Luego,sin tiempo para ser madre,ofrecerá una nueva vida al sol.Una vida a cambio de otra.Ese es el trato.Su compañero sentirá la libertad del viento solo unas horas más.Mañana por la tarde,antes de un nuevo ritual amoroso,sus alas de gasa habrán dejado de moverse.Toda una vida para un único propósito,nada más...y nada menos.

No muy lejos de ahi,Balder (así lo llamaré a él) refleja en su frenético aleteo la percepción única de su propio destino.Va al encuentro de su compañera,Huldra lo espera,quiere que la seduzcan.Nadie,ni aun a punto de marchitarse,se entrega así como así.Creo que Balder lo conseguirá...ha empeñado su vida a tal causa.No en vano fundirse ambos hasta que sus fluidos se derramen por un solo cauce es la primera y última razón que los alienta.En unas pocas horas habrán de exprimir el jugo de toda una vida.La naturaleza les ahorró su aparato digestivo,ni siquiera hay tiempo para comer,ni para otra cosa que no sea un fugaz encuentro de dos enamorados adolescentes,mañana serán viejos y habrán abandonado este mundo.
Nunca antes habían sentido el aire deslizarse por sus diminutos cuerpos.Cuando se unan estarán listos para morir.Sus vástagos serán las nuevas ninfas acuáticas del pantano.Ahí,dentro de sus crisálidas,ya han comenzado a vivir,permanecerán latentes durante meses,aguardan deseosos,entre las algas, la llamada del viento.Saben que la verdadera vida comenzará cuando sientan la brisa fresca sobre sus alas.
Que sensación tan plena de libertad...con los últimos rayos del sol,cuando alzen el vuelo,primero vacilante,después vigoroso y libre hacia el primer y último abrazo de sus vidas.

11 Comments:

Blogger Aristóteles said...

O mejor dicho... La escuela de la vida.

Un abrazo para ti.

10:55 PM

 
Blogger Clarice Baricco said...

Sentí melancolía al leerte.
La libertad tan necesaria, tan anhelada y tan breve, uff.
La vida amigo.

Recibe abrazos.

3:48 PM

 
Blogger Isabel Romana said...

Precioso, mart. Y me ha entrado una suerte de congoja al advertir esa brevedad y, sobre todo, esa necesidad de vivir vertiginosamente durante unas horas. Me he identificado con las libélulas y he sentido la angustia y, al mismo tiempo, la dicha de vivir. Besos.

12:01 PM

 
Blogger Aristóteles said...

QUE SIEMPRE ESTES BIEN.

1:40 PM

 
Blogger Francisco Ortiz said...

Esto es poesía, de la primera a la última palabra, pura y maravillosa poesía de la vida y de los sentidos.

8:58 AM

 
Blogger LA CASA ENCENDIDA said...

Preciosa forma de describir toda una vida. Me ha encantado leerte, ya hacía mucho que no lo hacía.
Saludos

7:57 AM

 
Blogger Rosa Silverio said...

Qué entrada más bella, Mart.

Como apunta Francisco, es poesía desde la primera palabra hasta la última.

Me gustó mucho. Tienes una manera tan especial, tan única y mágica de decir ciertas cosas, haciéndonos ver siempre en dónde reside la importancia de la vida.

Abrazos.

6:04 AM

 
Blogger Bohemia said...

La vida breve, fugaz...

Me encanta la palabra: libelula...

Gracias siempre por seguir enredado por mi blog.

un gran abrazo, Mart

10:51 AM

 
Blogger Blanca said...

Precioso mar como siempre... Sentía un nudo en mi estómago según iba leyendo la vida de ambos, tan breve y a la vez tan maravillosa...
Un abrazo enorme.

4:32 AM

 
Blogger Blanca said...

Qué alegría tener noticias tuyas de nuevo Mart. Seguimos en contacto. No te pierdas...
Un beso.

8:39 AM

 
Blogger mart said...

Aristóteles.Eso es la escuela de la vida amigo,percibir la existencia y la finitud de todo lo que te rodea.

Clarice.Algunos aunque viviesen mil años no percibirían la plenitud de la existencia como lo hacen las mariposas.

Isabel romana.Si,a veces tenemos que mirar a otros seres para ser conscientes de la brevedad de nuestro paso por la vida.

Francisco.Gracias amigo,es curioso todo lo que ocurre a nuestro alrededor,está ahí presente para ser captado por nuestros sentidos...¿pero tenemos sentidos?

Nani.(la casa encendida).Agradezco tus palabras Nani.Mis puertas siempre están abiertas,acude cuando te apetezca.Cuidate.

Rosa.Bueno Rosa,que una poeta tan arrebatadora como tú sienta de esa manera lo que escribo es una satisfacción enorme para mi.Lo especial,lo único y la magia no está en mi escrito,está en ti.Cuida tu salud amiga.

Bohemia.La palabra libélula tiene una musicalidad que no pasa desapercibida,sobre todo para un oido fino y atento como el tuyo.

Blanca.Me alegró mucho tu regreso querida amiga...trataré de no perderme mucho,aunque a veces viene bien.Un abrazo.

Gracias por vuestra presencia.

8:23 AM

 

Post a Comment

<< Home